educación primaria

GRAZAS

Rematou o curso 2019/20 , un curso moi complicado para todos que se fixo eterno.

Desde este blog queremos felicitar a todo o alumnado que estivo á altura das circunstancias así como ás familias que fixeron un gran traballo.

Agora é tempo de desfrutar, descansar, xogar e seguir coidándose para chegar a setembro e poder empezar o novo curso con normalidade:

Por todo: GRAZAS

 

¿Por qué debo de hacer ejercicio físico?

Inculcar a los niños la práctica regular de ejercicio físico desde muy pequeños, no sólo favorece su desarrollo físico y cognitivo, sino que les aporta otros beneficios importantes a corto, medio y largo plazo. No cabe duda de que los niños que practican algún tipo de deporte son en general más sanos, felices y tienen mejor rendimiento académico.

ejercicio físico

  • Si practican algún deporte, aprenden a seguir reglas y a crear hábitos.
  • Se socializan y mejoran sus habilidades para relacionarse.
  • Aumentan sus habilidades motoras.
  • Favorece su desarrollo físico, con el crecimiento de sus huesos y músculos.
  • Se pueden corregir algunos defectos físicos.
  • Duermen mejor.
  • Les aleja del sedentarismo, reduciendo el tiempo que dedican a la televisión y los videojuegos.
  • Son más sanos, pues la práctica regular ejercicio físico les aporta los mismos beneficios para el organismo que a los adultos.

La responsabilidad de los padres es la de motivarles desde muy pequeños, incluso desde los dos años, jugando con ellos, enseñándoles a conocer algunos deportes practicándolos juntos. Más adelante serán ellos los que elijan cuál es el que más les gusta. Lo importante es que crezcan con la inquietud por desarrollar alguna actividad física y, si es con otros niños, mejor.

No hay un deporte mejor que otro. Lo importante es que el niño se sienta a gusto y se divierta con el que ha elegido, aunque para los padres suponga el esfuerzo de llevarlos y acompañarlos al lugar donde lo practican. En este sentido, es importante que la práctica de un deporte esté supervisada por un especialista (entrenador o profesor) con el fin de marcar sus límites y evitar excesos que puedan resultar perjudiciales.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) recomienda una hora de ejercicio físico moderado al día, para niños de entre 5 y 17 años, pero también señala que incrementar el tiempo dedicado a su práctica únicamente aporta beneficios para su salud. En los más pequeños los deportes aeróbicos son los más adecuados, pues les ayuda a desarrollar su coordinación, elasticidad, equilibrio y sentido del ritmo (artes marciales, paseos en bicicleta, juegos en el parque, excursiones, etc.).

A partir de los 7-10 años los deportes de equipo y la competición pueden suponer un estímulo muy adecuado, fomentando el esfuerzo, la disciplina y la competitividad, al tiempo que les permite instaurar el hábito del ejercicio físico y mantenerlo cuando sean mayores.

MÓVETE …

Movémonos con María Vicente. Premendo na imaxe de abaixo abriremos un enlace a  Educlan cun video de exercicios da xove e grande atleta María Vicente, campeona mundial na súa edade nunha disciplina atlética tan completa coma é o héptalon. Anímate e fai exercicio con ela!

 

E xa que estamos con mulleres deportistas agora podedes traballar con Liliana Fernández, que xunto á súa compañeira Elsa, forman unha das mellores parellas de xogadoras de volei praia do mundo.

 

Por último, o video de Marta Xargay ,unha das mellores xogadoras de baloncesto de Europa que tamén os fará una sesión de exercicio físico saudable.

 

CÓMO SI UTILIZAR LA MASCARILLA

Info sacada da web: https://maldita.es/

Incluso con las manos limpias, al ponerte una mascarilla debes evitar tocar las partes que estarán en contacto con tu cara. Cógela por las tiras de sujeción que van a las orejas o que se atan a sobre la cabeza y colócala con cuidado sobre tu nariz y boca. Cada diseño es distinto pero asegúrate de haber entendido bien qué parte va hacia dentro y cuál hacia fuera.

Una vez la tenemos puesta, es importante que nos aseguremos de que cubre nariz y boca. “Si es una mascarilla quirúrgica, es importante identificar cuál es la parte superior (la que tiene una tira de metal flexible) y ajustar esa tira de metal a la nariz para que la mascarilla se mueva lo menos posible”, explica a Maldita Ciencia Marián García, farmacéutica y divulgadora científica . “Es normal, y más sin tener costumbre, que la mascarilla se nos mueva o descoloque”.

García continúa explicado que, si esto ocurre, para garantizar que la nariz y la barbilla permanecen cubiertos en todo momento debemos ajustarla tirando principalmente de las gomas o, si no lo conseguimos, de las esquinas de la mascarilla, de las partes más lejanas a la boca.

“Hay que colocarla bien desde el principio y no tocarla hasta que nos podamos lavar las manos antes y después“, señala a Maldita Ciencia Gemma del Caño, experta en industria alimenticia y lo mismo añade sobre los guantes. Además, indice en que tenemos que tener especial cuidado en los movimientos involuntarios cuando la llevamos puestas, siendo conscientes de qué es y para lo que es.*

Antes de quitártela, lávate de nuevo las manos para evitar rozarte la cara accidentalmente con contaminación en ella y trata de no tocar la parte exterior de la mascarilla para retirártela. Cógela de las tiras de sujeción y desátalas o suéltalas con cuidado. Sigue sosteniéndola por esas tiras y deposítala en una bolsa de basura que puedas cerrar sin volver a tocarlas. De nuevo, lávate bien las manos cuando hayas terminado el proceso.

 

CÓMO NO UTILIZAR LA MASCARILLA

Info sacada da web: https://maldita.es/

Si utilizamos mal la mascarilla, como en la ilustración, estamos aumentando muchísimo las probabilidades de contagiarnos y de contagiar: de contagiarnos porque nos tocamos más la cara (es lo peor que se puede hacer con el coronavirus) y de contagiar porque la gente se las está quitando en los peores momentos posibles (establecimientos públicos, al hablar o al toser)”, señala Melgar a Maldita Ciencia. “Es decir, al llevar mal la mascarilla asumimos algunos ‘peligros’ extra y, además, ni protegemos a los demás ni a nosotros mismos“, añade.

Es lo que ocurre, como vemos en la ilustración, cuando la toqueteamos antes de ponérnosla (contaminando también la parte que entrará en contacto con la cara) o cuando la colocamos a modo de bufanda o sombrero o, directamente, nos tocamos la cara teniéndola puesta (ya que facilitamos el contacto del virus con nuestras vías respiratorias, o con las manos o al eliminar la barrera). Recuerda que, como ya te contábamos aquí, antes de ponerte una mascarilla, debes lavarte bien las manos para eliminar cualquier contaminación que podamos llevar con nosotros de partida.

También hay que prestar atención a la cantidad de usos que hacemos de la misma: ten en cuenta reutilizar una mascarilla pensada para un solo uso no es lo ideal y no hay un método respaldado por instituciones científicas o sanitarias para hacerlo.

Por último, quitarsela para hablar, toser o estornudar, hará que utilizarla pierda mucho de su sentido, ya que en estos momentos es cuando más necesaria es esta para evitar la difusión de las gotas a través de las que se puede contagiar el virus, en especial, en lugares públicos. Recuerda que el uso de mascarilla no solo tiene como objetivo evitar tu contagio, sino también el de los demás, en caso de que tú tengas la enfermedad.